Reflexión.

Los Candidatos.
Por: Alfonso Uribe Rubalcava.
Joaquín Antonio Hernández Correa.
Candidato del PAN a Diputado local Propietario Uninominal por el XX Distrito.
LXIX Legislatura de Tamaulipas.
Corresponde a la porción del municipio de Ciudad Madero, Tamaulipas, que no es parte del Distrito XIX.
Médico Veterinario Zootecnista de profesión.
Hombre de largo historial político.
Dos veces alcalde de Ciudad Madero, Tamaulipas.
Diputado Federal y Diputado local por el Distrito cuya cabecera es Ciudad Madero, Tam.
Con un arrastre popular que va más allá de las siglas políticas de cualquier partido, pues hasta el momento, por donde se ha postulado ha ganado.
Y pudo haber sido el líder local de la Sección No. Uno del STPRM y hasta del Comité Ejecutivo General de dicho sindicato petrolero, pero se sabe que siempre hubo a nivel cupular en la Ciudad de México, quién trabajó para evitar que así sucediera.
Hijo de Joaquín Hernández Galicia y de Doña Carmelita Correa de Hernández Galicia, ambos Que en Paz Descansen, Joaquín Antonio hereda de ambos el carácter humilde y sencillo con que sus padres lo educaron en el seno familiar.
La vida austera que en su vida juvenil llevo, por prescripción de su padre, moldeó en su interior el carácter de un hombre que sabe tomar con seriedad los retos y los compromisos que asume y que no se deja llevar por el arrebato emocional que causan los triunfos temporales que en la vida de los seres humanos se nos dan y que en ocasiones, y a veces demasiadas ocasiones, a muchos hombres y mujeres les hace perder piso.
Habrá quiénes digan que su popularidad se deriva de su padre y no es obra propia.
Yo digo que hay de los dos.
Nadie tiene derecho a pedirle a Joaquín Antonio que renuncie al nombre y el prestigio bien merecido que como legado familiar han recibido de su padre, tanto él como sus hermanos. Un legado hecho y tejido de la obra y beneficio que tantas y tantas familias maderenses y de otras latitudes del país pueden dar testimonio, haciendo que con el paso del tiempo la figura de Joaquín Hernández Galicia se engrandezca, en tanto que la figura de los revisionistas que se le opusieron, cada vez sea más difícil encontrarles y verles, mucho menos recordarles.
Es verdad. La cauda protectora de JHG protege a su hijo. Innegable.
Pero también Joaquín Antonio tiene sus méritos propios.
Lograr tantas veces triunfos electorales, deja claras muestras que ha sabido salir adelante en sus exámenes de evaluación de popularidad, de saber cumplir con los compromisos que contrae como candidato, de saber hacer llegar a los electores las propuestas que ellos desean escuchar y de saber trabajar en equipo, permitiendo que todos sean partícipes de la realización de un proyecto, o de muchos proyectos y del disfrute de este o de muchos, para bien de todos.