Reflexión.

24 de Abril del 2019

Por: Alfonso Uribe Rubalcava.
Si haciendo todo lo que debes de hacer y gastando en todo lo que debes de gastar, a veces pierdes las elecciones, pues buscando hacer menos y gastar menos, pues con más razón vas a perder.
Se puede jugar a andar en campaña.
Con lo que no se puede jugar es con la posibilidad de perder. Para lograr la victoria debes de tomar muy en serio la derrota.
Los puestos políticos no son para desatar encarnizadas campañas de revanchismos personales y ejecución de venganzas particulares.
Quienes sean así deben de ser descubiertos con tiempo y evitar que lleguen a tener poder.
Un político revanchista con poder, es peligrosísimo.
Como jurado y como elector, no te dejes llevar por el corazón. Se objetivo y toma la decisión más acertada.
De tu voto depende tu futuro y el futuro de tu familia.
Pero también el futuro de otros y el futuro de sus familias.
Dejar de votar no es lo más correcto.
La abstención fortalece a quien quizás no debería de ganar.
No lo olvides.
Las elecciones no son carreras de caballos.
No votes por el que crees que va a ganar.
Vota por el que quieres que gane.
Ahí está la diferencia.
Votar por el que crees que va a ganar es como apostar.
Votar por el que quieres que gane, es elegir.
En la democracia el elegir implica la posibilidad de ganar o perder la elección pero nunca perder tu libertad de decisión.