Reflexiones.

Por: Alfonso Uribe Rubalcava.
Próximas a iniciar en todo Tamaulipas las campañas de todos los candidatos a todos los distritos de todos los partidos legalmente constituidos, nos viene a la mente los antiguos y nuevos pregones que quizás salgan a relucir de parte de quienes aspiran a ser elegidos como diputados locales en sus respectivos distritos.
Y recuerdo como muchos de ellos por mucho tiempo fueron enarbolados como gritos de batalla, obteniendo gran simpatía entre los correligionarios que los argüían o los mismos partidos que los manejaban como banderas o estandartes de guerra electoral.
“Agarra lo que te dan, pero vota por el PAN”.
¿Quién no lo recuerda?
O “Agarra lo que se te de a ti, pero vota por el PRI”, quizás ahora sería apropiado manejar.
O tal vez un “Acepta de cualquier candidato o partido la cena, pero vota por MORENA”.
Las campañas electorales son creativas y de ellas se dan a conocer mentes brillantes que con sus talentos le dan lustre a los procesos democráticos, con frases, combinación de colores y sonidos y juego de diseños y logotipos, dándose a si mismo la oportunidad de enamorar a los electores para lograr los votos que tanto buscan quienes sus servicios contrataron.
Este es el festival de las ideas, de los discursos, de las realidades, de las promesas, de las ilusiones y por supuesto, la oportunidad de saber de qué están hechos quienes lleguen a ganar para cumplirles las promesas que durante las campañas hicieron, ya en público, ya en privado.